La Strida no es una bicicleta común:

  • La postura de pedaleo no es cómoda hasta que te acostumbras a ella
  • No es eficiente en términos de cantidad de pedaleo/distancia cubierta
  • No está diseñada para pararte en sus pedales, ni subir o bajar cunetas
  • Tienes límites mínimos y máximos de altura del rider
  • Posee varias partes/piezas que no son estándares en la industria de las bicicletas
  • La dirección es muy suelta y requiere curva de aprendizaje para llevarla con confianza

A pesar de eso, es innegable que se trata de un vehículo innovador, aunque sea limitado a usos urbanos, implique acostumbrarse al “Slow Ride” y de un costo de compra que para muchas personas pueda ser considerado “lujoso” si consideramos los puntos mencionados anteriormente.

Sin embargo, acá un video con pensamientos sobre su diseño disruptivo:

%d bloggers like this: